----------------------------------------L-U-C-I-E-R-N-A-G-A----------------------------------------

----------------------------------------L-U-C-I-E-R-N-A-G-A----------------------------------------

domingo, 24 de febrero de 2013

Ilusión ¿Existe realmente la materia tal como la percibimos?


En el siglo XVIII el obispo irlandés Berkeley dijo: "¡La materia no existe! Lo que percibimos como sustancias sólidas, por ejemplo la madera o el hierro, no son otra cosa que una impresión que Dios hace que se produzca en nuestro cerebro".

Fué contundentemente rebatido por doctor Samuel Johnson que golpeando con rabia una gran piedra exclamó: "esta es mi refutación". Un argumento que cualquier persona "en su sano juicio" daría por bueno.

La ciencia en los siglos XIX y XX continuó profundizando en la búsqueda de la materia, llegando a las moléculas, formadas a su vez por átomos. Se llegó a creer en la vieja teoría del átomo de Demócrito, según la cual la materia está consituida por unidades indivisibles e indestructibles llamadas átomos, que cual los ladrillos de un "lego", compondrían lo que nuestros cinco sentidos perciben como "la materia". Se trataría de un volumen de espacio relleno de una "sustancia primordial", la "esencia" de la materia. 

Esta es, prácticamente, la idea que, en su fuero interno, tenían tanto el doctor Samuel Johnson en su día, como la que en este año 2013 continúa teniendo el 99% de la humanidad.

Pero esta percepción que, como decimos, tiene casi todo el mundo en su fuero interno, no es sino una ilusión y ha sido refutada desde principios del siglo XX por la ciencia.

Los experimentos científicos demostraron que el átomo no era esa unidad fundamental, sino que a su vez estaba compuesto por un núcleo de protones y neutrones y una nube externa de electrones. Por rutina se denominó a dichas partículas como elementales, cuando en realidad la partícula elemental debería en buena lógica ser solo una, el "ladrillo esencial" de la materia. Y más tarde, se descubrió que dichas partículas estaban a su vez compuestas por otras partículas elementales que se llamaron quarks, lo que elevó el número de partículas elementales de una sola (el átomo) a decenas y decenas. Todo ésto resultó cuanto menos sorprendente para todo el mundo.

Pero quizás lo más sorprendente haya sido el descubrimiento de que el volumen ocupado por dichas partículas es mínimo. Más del 99% del espacio ocupado por la materia está vacio: por tanto es válido decir que el átomo es prácticamente espacio vacío. Si pudiésemos condensar a un ser humano en sus núcleos (única materia relevante) tendríamos un cubito de aproximadamente 1cm de lado con el peso que esa persona tenia antes de ser comprimido. Por lo tanto, no somos tan materiales como parecemos. Podríamos agregar que como la materia puede ser transformada en energía - (E = m .c2) Ecuación de Einsten - ese cubito podría desaparecer generando una enorme cantidad de energía nuclear.

¡Vale! pero entonces, si no es materia, ¿qué es lo que golpeaba el doctor Samuel Johnson refutando a Berkeley? ¿qué es lo que siento en mi pié al golpear una piedra? ¿por qué no atravieso la "fantasmal" materia con mi pié? La respuesta está en que los átomos están unidos por la fuerza electromagnética. Son por tanto unos inmateriales campos de fuerza los que cohesionan entre sí el diminuto volumen de materia contenido en el núcleo y la nube de electrones de la materia. ¡El inmaterial campo de fuerza de los átomos del pié colisiona con el inmaterial campo de fuerza de los átomos de la piedra impidiendo que dichos átomos se atraviesen a pesar de no ser más que espacio vacío!

¿Tiene esta realidad algo que ver con lo que percibimos a través de nuestro cinco sentidos cada día cuando vemos y tocamos los objetos a nuestro alrededor? La ciencia en su búsqueda de la materia lo único que ha encontrado en la realidad es espacio vacío y unas llamadas partículas elementales que en nada se parecen a los "ladrillos primordiales" que se intuían en la teoría atómica. Se sigue hablando convencionalmente en ciencia que dichas partículas tienen una masa (que sería el volumen de espacio ocupado por esa sustancia llamada "materia"). Pero, ¿realmente tienen dicha sustancia primordial dichas esotéricas partículas elementales cuánticas? 

En todo caso, la materia está resultando ser mucho menos "sustancial" de lo esperado, para asombro de los científicos materialistas y regocijo de los que sostienen puntos de vista metafísicos no materialistas acerca de la realidad (como los budistas y su "anatman" (insustancialidad).

o_5_5_5_o