----------------------------------------L-U-C-I-E-R-N-A-G-A----------------------------------------

----------------------------------------L-U-C-I-E-R-N-A-G-A----------------------------------------

lunes, 10 de abril de 2006

TIPOS DE PERDON A UNO MISMO. PERDON EXISTENCIAL

En una plano existencial perdornarnos a nosotros mismos requiere que volvamos a examinar nuestras creencias sobre la naturaleza de nuestro ser. ¿Hemos crecido creyendo que ser buena es contrario a nuestra verdadera naturaleza y por lo tanto, tenemos que trabajar para lograrlo? ¿Se nos enseño que, según la tradición cristiana, llegamos al mundo siempre pecadores, herederos del pecado original, culpables hasta que nuestro arrepentimiento nos haya redimido? Culpables hasta que se demuestre nuestra inocencia.

Para algunas personas, el concepto de pecado original es algo que se da por descontado, pero consideremos que en lugar del pecado original podría haber habido una bendición original.En su libro Original Blessing (Bendicion original) el teólogo Matteew Fox hace notar que el concepto de pecado original se remonta a san Agustin, alrededor del año 354 de nuestra era. "Diecinueve millones de años antes de que hubiera pecado sobre la Tierra, había bendición" Según Fox, las enseñanzas espirituales a lo largo de los tiempos apuntan a la idea de que el "pecado que se oculta tras todo pecado es el dualismo, es decir la separación,las relaciones sujeto-objeto". Consideremos cualquier pecado; la guerra, el robo, la violacion. En cada uno de esos actos se trata al otro como un objeto exterior a uno mismo. Esto es lo que hay detrás de todo pecado. Esta separacion de nuestro YO hace que nos separemos de nuestra inteligencia creativa y de nuestra voluntad de amor.
Cuando estamos separados de nuestro YO, habitualmente perdidos en el temor, el mecanismo instintivo de supervivencia es proyectar esta separacion hacia fuera, tratando de amnipular las circunstancias para sentirnos seguros, dominantes y poderosos. Cuanto más activa es la búsqueda de estas condidiones externas a nosotros mismos, más impotentes, separados y culpables nos sentimos.

"Según una máxima jainista, continúa Fox, aquel que vence este pecado (separación del YO) vence todos los demás. Si no estamos separados del YO, experimentamos la bendición que es la vida y la inocencia y la santidad fundamentales innatas en nuestra naturaleza, al margén de lo que hayamos hecho en el pasado.

2 comentarios:

Carolusa dijo...

Me estoy leyendo El poder de la intención de Wayne W. Dyer, el autor de Tus zonas erróneas. Te lo recomiendo.Besos

Luciernaga dijo...

Gracias, me lo comprare. Yo estoy ahora con "perdonar" de robin casarjian.

Que complejo es el ser humano y que simple al mismo tiempo, pero no hay nada mas apasionante que estudiarlo